Interiors de:

(per ordre d'aparició)

Félix Pérez-Hita
Marina Planas
Julia Carrasco
Sara Pitarch
Marie Dufouleur
Laura Veraguas
Maia Jenkinson
Ariadna Serra
Joana Sardà
Xavi Cormand

Cuidaos mucho. Besos.
View this post on Instagram

Me levanto. Hago un pipi Me limpio los dientes. También me limpio las manos. Aunque no recuerdo si antes de desayunar o después Solía desayunar fuera Me caliento la leche de soja y la avena con arándanos y canela. El covid me está ayudando a integrar las dinámicas sanas de alimentación que no tenía. Las comencé en un retiro Las continué en Londres Es lo único que he podido continuar de Londres Se quedaron mis maletas y mi proyecto allá. Me duele la espalda. Cada día me duele la espalda desde hace meses. Paso la mañana entera haciendo yoga Bueno, y salgo a pasear al perro y tirar la basura Me da mal rollo salir Parezco la única que no tiene mascarilla. Tengo 15 pero las guardo por si me infecto. Es lo que dicen que hay que hacer. Observo como una anciana le tira una bolsa de la compra a su nieto desde el su piso. Me limpio las manos Yoga. Tengo varias opciones: Meditación de Jon Kabat Zinn (Eventbright) Meditación de Sonia de Masqui El yoga que suelo hacer yo con mis tablas También me gustaría hacerlo en directo con mi amigo Esteban La Aplicación Gaia que tengo desde el Covid: Gaia me está costando 11e al mes, pero tiene montonones de vídeos y se puede compartir gratis. Comparto con mi madre aislada con un problema respiratorio y dos amigas sin trabajo y con hij@s. Yin Yoga de 50 minutos for spine, Yoga for neck and shoulders 30 mins, Meditación guiada 15 minutos. Todavía tengo un leve dolor de espalda. Me limpio las manos Bebo un caldo alkalino que me preparé anteayer Unas tostadas con queso Comienzo a tener migraña. Me vino ayer. Mis días en general, aún en estado de Alarma, no puedo hacer esto. Hoy me he obligado. Descanso en la cama hasta que se me pasa (con pastillas, no me voy a engañar)-- Hago una reunión de una hora y media. Esto es lo único de trabajo que me he planteado hacer hoy. Llega mi pareja a casa Por lo que saben no hay ningún infectado. Trabaja en una residencia para los que no tienen hogar. Pasamos la tarde leyendo y escuchando como no llegamos a ese pico maldito. Me parece absurdo aplaudir a los niños que se tienen que quedar en casa. Me llega un meme de una amiga médica pidiendo mascarillas.

A post shared by Marina Planas (@marinainstatime) on

Que dius personeta
Avui amb les fitxes que quedàven he fet aquest memory!

Soy una privilegiada: aprendí a disfrutar de la soledad hace mucho tiempo ya, y me dieron desde niña una formación sólida para ello. En muy pocas ocasiones siento aburrimiento.
Tener la obligación de quedarme en casa no me afecta tanto como a otros: puedo escuchar música, tocar el piano, leer, estudiar o escribir... Eso me embriaga y me nutre. Siempre lo hará. Pase lo que pase, en tiempos de paz y en tiempos de guerra. Es la esencia de mi felicidad.

Durante esos días grises,  como lo venía haciendo unas semanas atrás, mi mente vuela y mis dedos corretean entre espacios blancos y negros. El teclado me ofrece una paleta de 88 tonos vibrantes. La frecuencia pone el color en mis oídos. No me aislo, me evado y respiro.

Mientras siga pensando que al final, estoy pagándome la residencia artística que siempre quise hacer, no me sentiré encerrada de forma arbitraria. Este tiempo suspenso congelado es volátil y altamente valioso. Pretendo ocuparlo haciendo cosas que me llenan.

Si bien me retiro en mi mundo interior, y allí estoy flotando a gusto,  no me duermo a la hora de leer la situación actual. Y tengo varias reflexiones...

El buisness de una pandemia mundializada y global, retransmitida en directo es el evento morboso más seguido en este momento por todo el planeta. A las viejas "democracias" porque nos hemos aburrido de ver guerras,  atentados y gente morir en barcos en el mar Mediterráneo. Y al tercer mundo o a los países emergentes porque por fin, un virus nos ataca de forma indiscriminada a todos los humanos...

En los 60, los medios cubrían el conflicto de Vietnam y daban una versión oficial en la televisión cuestionable... La gente seguía los ataques del ejército desde el sofá. También se hizo mucho después del 11 de septiembre 2001, en Afganistán, en Irak...
Hoy en esta situación de emergencia planetaria somos todos emisoras, somos corresponsales desde nuestras casas, a pesar nuestro, o aceptando el rol. 
Cada post, cada conversación, cada mensaje enviado por internet se transforma en reportaje privado y público a la vez ...se recopila y se amontona en el Big data que vete tú a saber si puede sostener tanta información a la larga..  ¿habrá un Big Bang de datos antes de declarar oficialmente la entrada oficial en la era digital?¿O todo se conservará como  las tabletas de arcilla de Sumeria y veremos nuestros rostros y fragmentos editados de vídeollamadas, en una retrospectiva dedicada a la cuarentena de 2020 en algun museo del futuro?

Vivimos en una página de manual escolar que estamos editando entre todos : la imposición de la era digital, el teletrabajo y la distancia social de golpe; la configuración de nuevos ecosistemas económicos, un rediseño de la solidaridad y de los vínculos afectivos, políticos y sociales.
Cada país con su toque, con su tono, con sus reglas... El poder y la ciudadanía  de cada país con su particularidad. Una carrera de actitud, de medidas extraordinarias, de baterías de soluciones.

Nos han proporcionado un apocalípsis a la carta... Un apocalipsis indoor, sin fuegos, relámpagos ni truenos; sin paisajes atormentados o fantasmagóricos como en los cuartos de El Greco.... No... un apocalipsis DIY, bien casero en nuestros hogares, convirtiendo nuestras vivencias en microburbujas.
Porque la era digital va mano a mano con la postverdad... Y que un canal Youtube, un mensaje colectivo en una lista de difusión equivale a un comunicado del gobierno o una rueda de prensa.  Estamos de zapping permanente. Pero en carne y hueso. Atrapados en nuestros algoritmos,  feeds personalizados, y desempeñando nuestro papel en este reality show descomunal. Me pregunto cuántos canales de Youtube o instadirect se crean en un día...

Cuando leía en los libros de la escuela, que la caída del imperio romano ocurría en una fecha determinada, me dejaba atónita y no lo entendía. Hoy claramente soy consciente de que hay un antes y un después.

 

Text 25/ 3 LV

Observar la naturalesa des de l'interior, la naturalesa pròpia de l'ésser humà, d'allò que ens envolta, d'allò què volem ser en essència, de l'arrel que ens nodreix. Observo les fulles, les branques, el moviment, el tronc, el fruit, la quietud, la saviesa, la perfecció, la imperfecció, i tot em fa arribar el mateix punt, a l'origen. Tornar als orígens, tornar a ser un animal. La naturalesa és el meu mirall.

"A mi m'agrada estar a casa. Penso cada racó i la transformo segons el moment en què visc. Sóc una apassionada dels mobles, els materials i les tendències. La casa per mi és un reflex del nostre interior, és quasi com el cos per l'ànima. És el meu espai físic més íntim. A casa em sento segura. M'hi sento bé, en calma. És el meu petit refugi. I ara, per primer cop, m'hi sento atrapada. Quina contradicció... I quina ràbia. Una ràbia que em costa acceptar. Perquè, de cop i volta, ens hem vist imposats en una situació que no podem controlar. L'única cosa que podem fer per connectar-nos amb la vida que teníem abans és sortir al balcó. I mirar el cel i sol. El sol i el cel. I esperar que ben aviat puguem tornar a la casa el lloc que se l'hi havia assignat."

El Sol em vol tocar,
però encara no,
un mur entrellat
no em deixa arribar a tu.

Per molt que renti
el gris perdura.

Insistiré, insistiré!
Seguiré rentant,
respiraré una ment blanca
mentre escolto cançons de Rock rus.

Això és un vaixell que va a la deriva
i actuem com si no passés res,
xutant endavant el salvavides.
Estratègies per pensar que tot va bé.
Manuals per mirar cap un altre lloc
i ja veurem.

Però hem creuat el punt de no-retorn
i ja no queda oxigen per tornar a port.
La tripulació encara no ho sap,
però això ja és el principi del final.
Ara ja estem serrant la branca on estem asseguts.
Rient per no plorar.

Hem après a caminar
en camps plens de mines.
A través de la metralla.
Dins la boira química.
Com si no anés amb nosaltres
i sense cap preocupació.